Categorías Agregar a Favoritos
Última Actualización: 21/07/2019
.

Página aleatoria

CATEGORÍAS
Arte

Costumbres

Economía

Geografía y Geología

Historia y Arqueología

Lengua y Literatura

Seres vivos

Comidas y Bebidas

Lo Nuevo

 

Tapir o anta
(Tapirus terrestres)

     

      El Tapir es un mamífero herbívoro que puede pesar hasta 300 kilogramos. Tiene patas fuertes y cortas, con las que saca de su camino toda clase de obstáculos, aún rompiéndolos. Tiene la particularidad de poseer un labio superior tan desarrollado que forma un corta trompa al unirse con la nariz. La piel es dura y resistente, con pelaje marrón oscuro en los ejemplares adultos, en tanto que las crías presentan un estriado blanco que sirve para camuflarlas. Para protegerse del Yaguareté, su principal depredador, el tapir posee una crin cubriendo algunas partes vulnerables de su cuerpo, como la nuca y el cuello. Cuando comienza el ataque del felino, el tapir se dirige a una zona de vegetación densa con el agresor sobre su lomo, ayudado por la forma cilíndrica de su cuerpo, desarrolla una velocidad considerable que termina por lanzar al atacante al suelo. Por desenvolverse en ambientes poco iluminados, no ha desarrollado demasiado el sentido de la vista, sino los del oído y sobre todo el olfato. Su nariz, además, es un órgano prensil que le permite recoger diferentes alimentos. Es exclusivamente vegetariano, prefiere sobre todo hojas, brotes, plantas acuáticas y diversos frutos. Gusta de los ambientes acuáticos, vecinos a los ríos. Es un muy buen nadador y utiliza el agua como refugio, tanto contra depredadores como contra insectos y parásitos externos, y también para regular su temperatura. Este animal tiene un papel muy importante en el desarrollo del hábitat en el que se desenvuelve debido a su gran movilidad y a al rol que cumple en la dispersión de semillas.
      Los tapires existen desde hace unos 40 millones de años y no están evolutivamente emparentados, como suele creerse, con los porcinos, sino con los equinos (caballos, cebras y burros). Actualmente hay cuatro especies de tapires en el mundo, una en Asia y tres en Sudamérica. La que habita la provincia de Jujuy (en toda la zona de Yungas del sureste provincial) y el resto del norte argentino es una sola (Tapirus terrestris), está protegida y tanto su cacería como su captura y su trafico, interno e internacional, están prohibidos. Además, los tapires son protegidos en reservas como el Parque Nacional de Calilegua y la Reserva Provincial Las Lancitas. En el país, aunque se desconoce el límite sur de su hábitat, se lo considera extinto en las provincias de Corrientes y Tucumán, encontrándoselo actualmente, además de Jujuy, en las provincias de Misiones, Formosa, Salta, Santiago del Estero y Chaco.
      Aparentemente, la reproducción del tapir no se da en una época determinada del año, como en otros animales. Aunque algunas veces se lo ve en pareja, es un animal eminentemente solitario; macho y hembra sólo demuestran interés mutuo durante el periodo de celo, que tiene una duración de aproximadamente cinco días. El apareamiento generalmente acontece dentro del agua. El periodo de gestación sobrepasa los trece meses, siendo marzo el mes en el que más alumbramientos se producen. La cría es generalmente una sola y nace con un peso que oscila entre los cinco y los siete kilogramos. Permanece con la madre más o menos durante un año, lapso en el que es alimentado por ésta. El crecimiento es lento, alcanzándose la plena madurez sobrepasado el tercer año de vida.
      Además del yaguareté, en Jujuy el tapir es presa del puma y otros depredadores que atacan sobre todo a las crías. Sin embargo, la cacería y la reducción de su hábitat son los factores que hacen que su población se encuentre en serio peligro.

 

Más información sobre este tema en:

www.misionessalvaje.com.ar
www.proyectotapir.com.ar
www.oni.escuelas.edu.ar

Para citar este artículo:

"Tapir o anta" - © Jujuy en línea - 2019